Crónicas de un deseado día en el Gigante del sur

Categoría: RELATOS Publicado: Viernes, 22 Octubre 2010

 

El martes, visito al médico y me diagnostica desviación de rotula y no rotura de menisco. Le comunico que había empezado a trabajar el pasado Jueves puesto que tras bajarse la inflamación las obligaciones me reclamaban, así que después nueve días de baja me da el alta.

Feliz y contenta me pongo en contacto con Manu y le comunico que me uno al grupo Manu&Fran para entrar a desmontar El Chipirón.

No me moleste ni siquiera en preguntar distancia, profundidad ò dificultad la cosa era entrar. La alegría y satisfacción de la vuelta que dio la tortilla se reflejaban en mi cara sobre todo lo notaron mis compañer@s de trabajo en especial Juan que me dice con cara picarona “donde te irás el viernes que hasta los ojos te brillan de alegría”, ¡no quiero ni pensar la cara que abra puesto al ver mi parte de baja otra vez.

 

 

El viernes a las 07.45 estaba entrando por las puertas del Parque de Bomberos de S. Pedro, lugar que al pisar se me pone la piel de gallina, pues de todos los oficios que adoro en esta vida " veterinaria, cirugía, piloto, Carpintería, instructora mi frustración más grande es la de Bombera, que para colmo casi todos mis compañeros de monte son Bomberos de Sevilla, Málaga, Marbella, Alhaurin, Coin, Ronda, en fin que creo que podría haber nacido unos cuantos años después del 59 que hasta para eso fui adelanta. Aprovecho para reconocer y expresar mi admiración y envidia sana por ellos, un beso muy fuerte para todos.

Manu me comenta que Carlos & Valderrama venían con nosotros, nos metemos en carretera dirección la venta el Navasillo donde habíamos quedado todos para desayunar. Unos bocadillos para llevar petates y mochilas al coche vamos paya carril arriba, un par de candados y empezamos a flipar, una vez en los pilones mochilas a las espaldas y empezamos a caminar.

Una vez allí nos organizamos la entrada los equipos colocados las luces encendidas y todos para dentro, incluidas las mochilas para dejarlas en el primer pozo. Los mosquitos nos dan la bienvenida y la gatera puta como siempre nos recibe con los brazos cerrado, una vez pasada Manu & Fran tiraron y nosotros un poco detrás. No hay ni una sola vez que no me sorprenda su olor.

Hace un par de meses vinieron un grupo de ocho Húngaros\as para entrar a currar se encontraron con la sorpresa que una de las chicas no entraba por la gatera puta, y entonces Manu le dijo a Dori que me llamara que yo la podría ayudar" pues allí estaba al día siguiente lista para entrar, les advertí que solo pasaba la gatera y me daba la vuelta pues mi rodilla me dolía, pero una vez allí, su perfume me embauco y todas para el vivac" sus colores, sus estratos, sus dimensiones, sus formaciones, sus gours, y la vida propia que ella Sima GESM ó Sistema Sima Gesm - Sima de la Luz desde que se descubrió la otra entrada y que tanta polémica y malestar a traído a tanta gente.

Mi sorpresa fue cuando llegamos al vivac -439 en vez de subir como yo pensaba que los Sevillanos estaban trabajando en un pozo de +60 y meandros, y me dicen “!no, no Araceli el Chipirón esta después de bajar el pozo Flash black Corb¡" que para los 46 mts que tiene es el más des motivador de los más 2000 metros acumulados de desnivel que tiene la cavidad".

Comienzo la ascensión a la vía del Chipirón, y luego subir, meandro, más meandro, pozo, pozo, meandro, de vez en cuando seme escapaba “el Manu cuando lo coja, lo mato” "taco" lo mato "taco" seguido de qué maravilla nos guarda la tierra.

Me empieza a preocupar la vuelta por la distancia recorrida pues no estaba muy segura de cómo iba a reaccionar la susodicha, por fin nos encontramos con Manu & Fran que venían topografiando y desmontando, una colleja al Manu `un taco´, un pis, y Valderrama y yo con un petate cada uno, el mío más ligero por supuesto como dice Manu el cabezón entre bromas, “Araceli tú tienes que decir `soy mujer y no puedo´” comenzamos la vuelta, ni un solo minuto deje de disfrutar de la mezcla de dificultad & belleza pues me encontraba flotando a pesar del peso de mi cuerpo y del petate, casi acabando los meandros los dolores me hicieron aterrizar y paramos un segundo para pedirle a mi rodilla que no me hiciera una mala jugada pues solo quería ser un miembro más del equipo.

En breve apareció Manu quien ya le había dicho Valderrama que iba tocadilla y paso veloz con cara de sutileza y un poco de preocupación y de un manotazo me quito el petate, que al relatarle que lo dejara puesto que mi objetivo era llevarlo hasta el cruce, me respondió, que el objetivo era que yo estuviera bien.

Por fin todos en el vivac, pasta con tomate y atún para cenar, tapitas de salchichón y queso y un chupito de pacharán me dopo, un poco de crema y todos a descansar. Pasa poco tiempo hasta que empiezan a resoplar, algún amago de ronquido, ó ese profundo respirar, mis ojos son pequeños pero estaban como mis platos de porcelana moraos, el dolor se acentuaba hasta tal punto que para cambiar de posición fetal a cubito supino `ósea bocarriba´ me costaba más esfuerzo que subir el 115, a lo largo de la noche en el silencio se oían caer de vez en cuando piedrecitas del techo, los pedos de mis compañeros y los míos propios.

De una forma fría y calculadora planteaba como afrontar la situación, situación que se iban a encontrar mis compañeros al despertar, Fran despertó sobre las 06.00 y aproveche para pedirle un expirefren. A las 08.00 se hizo un amago de levantarse pero se decidió que un poco más, pasado un tiempo, ¿Valderrama que ora es? Las 10.20 hora de salir del saco, y Fran susurra medio dormido Manu tú crees que me podrías sacar con el saco sin darme muchos golpes y salgo cuando estemos fuera, ¡no estaría mal no! !Ja, Ja¡, aprovecho y comento que con el saco no, pero que haber como iba a salir de allí, Manu me mira y me dice ¿gorda tan mal estas? y con un gesto de cabeza le afirmo que sí.

Habían tres opciones: activar el espeleosocorro, quedarnos en el vivac hasta que bajara la inflamación ó que Manu & Fran se dieran el curro montando en los pozos un contrapeso, técnica que hemos practicado infinidad de veces Manu, Fran y yo con el Espeleosocorro Andaluz, del que somos miembros desde hace años.

Esta última fue la elegida, mi queridísimo Fran que es más apretao que un nudo del 8 después de haber rapelao 17 espeleólogos, se comía los pozos para montar tiras largas y Manu se colocaba en los fraccionamientos para tirar de mi y sobre todo en los meandros y trepadas me cogía el culo con las dos manos `gorda venga arriba´.

Siete horas y media de intenso dolor, que con alguna postura era imposible contener un lamento ó un resoplido, un resoplido de esfuerzo de los compañeros, de sudor y frio 7 horas de sentimiento de poca responsabilidad ó de negarme a aceptar una realidad que se manifiesta en las profundidades y sobrecargo sobre mis compañeros, quienes ni un solo segundo hicieron un mal gesto al contrario con sentido del humor y con ironía me sacaron de allí, otro poema fue como llegar al coche como os podéis imaginar, pero vamos a pegar un salto y nos ponemos delante del combinado del Navasillo patatas, huevos, pimientos, chorizo, panceta y no podía faltar para empezar la cervecita fresquita.

Una vez fuera con ropa limpia y seca, la tripa llena se comprime todo a una experiencia mas, una anécdota alegre que contar, pues la decisión tomada creemos que fue la más acertada de no haber sido así hubiesen sido 7.30 horas solo para salir alguien activar el espeleosocorro, hacer un plan, equipos de trabajo, instalación y comenzar la evacuación total un majao, un follón ó un marrón.

Gracias a mi queridísimo apretao Fran, Gracias a mi queridísimo cabezón Manu, que para que seamos amantes solo nos falta el revolcón, gracias a la vendita paciencia de mis compañeros Carlos y Valderrama, que de una forma muy discreta también me dieron mimos. Gracias a la vida por la actitud que me da y gracias a la sierra de las Nieves que es portadora de sueños para que algunas personas lo hagamos realidad.

 

 

Visto: 1870